Islas Canarias

Volcanes: la maravilla y el páramo de Aridan

Foto: Naim y Noah G.Yu.

* Francisco García-Talavera.

Nunca nos sorprenderá ante un fenómeno natural muy poderoso. Palmero y todas las Islas Canarias aún recuerdan al «volcán amigo» Tenegia. En este caso (1971) la Sierra de Cumbre Vieja se desempeñó bien, liberando magma en una de las zonas donde podría causar daños mínimos. Brota bajo el pueblo de Foncaliente, cerca del Roque de Teneguia, donde se puede admirar a él y su famoso arte rupestre guanche. De allí al mar sólo quedan unos pocos viñedos, pajares y pequeñas bodegas.

Pero este nuevo volcán es mucho más potente y ya supera a todos los volcanes de la serie histórica de los últimos cinco siglos en cuanto a la extensión de su centro eruptivo y, sobre todo, a la extensión de su caudal destructivo.

Si miramos hacia atrás en siete erupciones anteriores de La Palma, tenemos noticias: todas las erupciones y erupciones de Strombolia y algunos Vulcanos, las hemos visto en las crestas del cono sur. Curiosamente, esta isla es su parte más joven y joven, a pesar de que se llama Cumbre Vieja.

Cuando comparamos este nuevo volcán (aún sin nombre, aunque se han sugerido algunos) en base a estos datos, encontramos que su poder destructivo es devastador.

Características de esta erupción.

Como se repitió muchas veces en la historia de la actividad volcánica de La Palma, se trató de una erupción de fisura de tipo estrombólico en la que parte de la explosión -en la zona más alta del cono principal (aunque a través de otros estuarios más pequeños)- escupió gas (SO2, CO2, vapor de agua y otros) y piroclastos (bombas, escoria, lapislázuli, ceniza) al aire; otro escupe lava abajo y escupe lava basáltica más o menos líquida por la ladera del arroyo, formando arroyos (y en ellos caños volcánicos) que, al enfriarse y taponarse, pueden alcanzar espesores considerables (hasta 20 o 30 metros pulg.) . Altura) que entierra y destruye sin piedad todo lo que se encuentra en el camino hacia el mar.

Como ya se mencionó, este volcán sin nombre resultó ser el más destructivo y destructivo de todos los volcanes, tanto en términos de lava en erupción (aprox. 160 millones de metros cúbicos) como del área enterrada bajo flujos de lava (aprox. Y ceniza arrastrada por el viento (aprox. 20 millones de metros cúbicos) cubrió la mayor parte de la isla cuanto más te acercas al volcán.

Durante esta erupción, que estuvo controlada desde el principio por la más moderna tecnología y bajo un control constante de tres parámetros básicos (fuerza sísmica, volumen de SO2 y deformación de la superficie) así como de diversos medios, vimos asombrosas imágenes aún inéditas del volcán erupción. Gracias a los drones y satélites de la constelación de Copérnico se pudo visualizar perfectamente como se desarrolla el proceso eruptivo, la morfología del cono volcánico pasa por ciclos debido a la inestabilidad del edificio, varios conductos de salida, cambios sexuales en el flujo volcánico. Flujos de lava por las laderas, bombas volcánicas, canales de lava y formación de tubos volcánicos… imágenes ampliadas y sonidos por la noche. También pudimos evaluar el desarrollo de las corrientes de agua y seguir cómo lamentablemente se tragaron varios edificios y fincas en su camino hacia el mar y ahogaron de dolor a los habitantes de El Paso, Los Llanos y Tasa Corte. Desafortunadamente, comunidades enteras como Todoque están desapareciendo.

Algunos arroyos bajaban de los acantilados de Tassa Corte y llegaban al mar, aumentando la superficie de la isla en decenas de hectáreas (ca del Perdio. Aunque la extensión es mucho menor. Otros arroyos desembocan también en la antigua Fajana de Las Oyas, que durante la Erupción del Monte San Juan (1949), aunque en este caso, debido a la gran extensión (150 hectáreas) y la poca inclinación de la superficie, no tuvieron tiempo de llegar al mar, ampliando así la superficie de la Fahana .

En este caso podemos valorar los continuos procesos geológicos de construcción y destrucción que tuvieron lugar durante la formación de islas jóvenes como La Palma (aprox. 2 millones de años). El propio acantilado de casi 100 metros de altura sugiere que esta zona de la isla experimentó una fase latente explosiva durante mucho tiempo (en el Cuaternario), en la que la fuerza destructiva de las olas fue simultáneamente aplastada y arrastrada. esta costa y formó una isleta, y se levantaron peñascos.

cerámica pintada

El término Fahana es una palabra canaria derivada de la palabra portuguesa fajã. Hasta hace poco tiempo, la palabra aparecía en el Diccionario de la Real Academia de España (DRAE) y en el Diccionario Histórico Español de Corrales y Corbera, Islas Canarias, y se define como: “Terreno llano, en pendiente o al pie de un acantilado, muchas veces estará hecho de material separado de la altura que lo domina. En nuestra opinión, esta definición es incompleta porque no incluye la zona costera inducida por lava que constituye la parte principal de la isla volcánica de la Macaronesia. El ejemplo más típico lo tenemos en la isla de São Jorge en las Azores, porque alrededor de su costa encontramos más de 60 franjas, la mayoría de las cuales son flujos de lava que son arrastrados al mar, como Fajã dos Cubres, Fajã da Caldeira, Fajã entre Ribeiras, Fajã de San Joao, Fajã do Cavalete y muchas otras.

La palabra Fahana está particularmente arraigada en La Palma. Únicamente en la costa noreste (con gran influencia histórica portuguesa) encontramos los siguientes topónimos: La Fajana de Frances, La Fajana de Barlovento, La Fahanita, La Fahaneta, Fajana Correa y Fajana Camacho. Desafortunadamente, tengo que discrepar con el famoso lingüista que afirma categóricamente que todas las Islas Canarias pertenecen al archipiélago.

Es cierto que algunos de ellos fueron provocados por desprendimientos de rocas, pero la gran mayoría están en la costa, al pie de los acantilados, y están formados casi en su totalidad por coladas de lava.
Caldera de vapor

El famoso naturalista alemán Leopold von Buch, uno de los «padres» de la geología en el siglo XIX, y su colega y amigo Alexander von Humboldt, cinco años mayor que él, estudiaron juntos en la Escuela Friberger. Esta amistad le llevó a Canarias en 1815. Humboldt, que estuvo en La Gracios y Tenerife hace unos años (1799), le aconsejó que no visitara el Pico del Teide.

Cuando este deseo se hizo realidad, von Bucher viajó desde Tenerife a La Palma para estudiar sus características geológicas. Prestó especial atención a la peculiar estructura de Taburiente, y cuando preguntó a los lugareños cómo la llamaban, le dijeron que era «La Caldera de Taburiente». Los nombres descriptivos que le dieron las palmeras le parecieron tan acertados que reflexionó sobre los resultados de sus investigaciones geológicas y vulcanológicas en Canarias en su publicación (1825) e intentó explicar su teoría del Sublime Cráter de Neptuno. Los nombres de los cráteres de estas impresionantes estructuras volcánicas fueron adoptados y escritos para siempre en la terminología de la vulcanología mundial, aunque esa no fuera su intención. Así tenemos la Caldera Halemaumau en Hawaii, la Caldera de la Cumbre en la isla Fernandina (Islas Galápagos), la Caldera Sete Cidades en la isla de Sao Miguel (Azores) o la Caldera de la Isla Fogo (Cabo Verde) y muchas otras en el mundo entero.

Dado que La Palma tuvo el privilegio de acuñar con éxito un nuevo término para las geociencias del mundo, y los volcanes atrajeron la atención de los medios de comunicación de todo el mundo sobre la isla, pensé que sería un bonito regalo y un pequeño homenaje a la sufrida Palmeras -que de alguna manera compensa tanto sufrimiento-, de hecho, la palabra fahana también ha entrado para siempre en el récord científico mundial para la descripción de este tipo de formaciones costeras, ya que, al igual que La Caldera, también es castellada portuguesa (Caldeira).

Maldición de los Jedi y La Palma

El mismo día que el volcán «explotó», sugerí -recordando mis experiencias en Tenegui sin saber la magnitud de la devastación que causaría la erupción- que el nombre Jedi se basara en la evolución del enjambre sísmico lo cual es muy probable. el área se considera un posible afloramiento (de hecho hay varios de ellos – un último momento – una amenazante deformación del terreno durante la erupción), también porque el nombre tiene una historia muy interesante que es poco conocida.

Nuestro cronista Abreu y Galindo nos informa que en 1447 Hernán Perasa, entonces Rey de las Islas, Guillén Perasa, hijo de «Anciano»:

(…) «Salió de Sevilla con tres navíos de guerra y 200 ballesteros» con el objetivo de conquistar la isla de La Palma o al menos construir un buen dique de esclavos. Primero hizo escala en Lanzarote y Fuerteventura, donde embarcaron más de 300 soldados, antes de zarpar hacia La Gomera. (…) «.» Luego de allí a La Palma, al puerto de Tihuya en la finca Cheddi (presuntamente Puerto Naos). Ponga la tierra tierra adentro. La isla de La Palma es muy alta, muy difícil de escalar y también cometer, la gente llevada por Guillén Peraza de Las Casas no está acostumbrada a tanta severidad, y las palmeras al mando de Chedi y su hermano Chenauco son diestras y fáciles de dar los pasos más difíciles y difíciles, cristianos así Mataron más 200 cristianos, entre ellos Guillén Peras, que estaba tratando de detener a su gente que huía, se pararon frente a él, lo apedrearon y dijeron que estaba muerto, oí decir a los antiguos (… ) Otros, que escaparon de la ira de los «bárbaros» y logró subir a bordo, se dirigió a La Gomera».

Guanches La histórica victoria de los Palmero (Hawars) sobre los invasores tiene mucho en común y en número de participantes es comparable a la victoria de los Guanches en Tenerife en la famosa batalla de Asentejo medio siglo después.

A raíz de estos tristes hechos, pronto se escuchó en la isla de Colombia la siguiente elegía:

Llorad las damas, si Dios os vala
Guillén Peraza quedó en La Palma
La flor marchita de la su cara
No eres palma, eres retama
Eres ciprés de triste rama
Eres desdicha, desdicha mala
Tus campos rompan tristes volcanes
No vean placeres sino pesares
Cubran tus flores los arenales
Guillén Peraza, Guillén Peraza
¿Do está tu escudo? ¿Do está tu lanza?
Todo lo acaba la malandanza

Como vemos, estos versos suenan como una maldición volcánica sobre la isla de la que murió este ambicioso andaluz. Maldición local debido a este brote, pero los primeros siete funcionaron, aunque menos peligrosos.

Ehedi era el gobernante de uno de los doce estados en que se dividía La Palma antes de la conquista. Y Tihuya o Tahuya es el lugar de donde brota la lava más poderosa, una catastrófica erupción que sepultó cientos de edificios y fincas en su camino hacia el mar, destrozó la vida de ingenieros y la memoria de miles de personas.
Volviendo al topónimo Jedi, que es el significado despectivo del nombre personal Chedi o Ehedi, probablemente sea un símbolo de la resistencia de la palma ante la adversidad. En este caso, Hawara se enfrenta a una invasión extraterrestre de su isla, que en este caso es un fenómeno natural destructivo.

Mira al futuro

Creo que La Palma resurgirá de las cenizas como un ave fénix y que los sufridos vecinos del valle de Aridani aún se recuperarán de este duro golpe.

Pero a la hora de planificar la restauración del valle y de toda la isla, es muy importante que los errores del pasado no se repitan después de este desastre natural. Repensar y repensar en lugar de repensar lo que se hizo en los lugares equivocados sin prestar atención a los riesgos volcánicos. Por supuesto, algunas infraestructuras importantes (carreteras, líneas eléctricas, tuberías de agua, etc.) deben repararse, pero tenga en cuenta que la amenaza de la cresta de Cumbre Vieja aún permanece. Las medidas en las áreas y DOP de los municipios de El Paso, Los Llanos y Tasa Corte deben centrarse preferentemente en el norte, en las áreas y suelos debajo de las laderas de Nuevo Cambrenova, donde no hay brotes desde hace milenios. La tierra debe estar disponible para uso urbano e industrial, y la planificación urbana debe revisarse para permitir nuevas construcciones en lugares menos riesgosos.

También es buena idea utilizar productos que traen los volcanes en grandes cantidades (cenizas y lapislázuli para la agricultura y áridos para la construcción). Al igual que la propia lava, algunos de ellos se reabsorben según su uso, y como recurso turístico, otros se conservan como refugio donde se estudia y controla el proceso de repoblación de los ecosistemas terrestres. La erupción afectó al mar (en la zona de Los Girres). Otro recurso que se podrá aprovechar una vez se reanude el turismo en la isla son los conductos volcánicos, grietas y magma que se han formado y delimitan algunas de las partes visitables, como esta en la Cueva de Todoca o Las Palomas, ocurrida en el erupción del volcán San Juan en 1949.

En definitiva, la vida sigue y un futuro brillante aguarda a la gente trabajadora, persistente y emprendedora de La Palma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *