Islas Canarias

Lava entierra Los Gires; Se espera un terremoto más fuerte

Los miembros de un equipo de emergencia militar vieron caer una gota de jabón en la playa de Los Guirres.

Los científicos que han seguido la evolución de la erupción del volcán La Palma han observado un aumento e intensidad de la actividad sísmica a profundidades de más de 20 kilómetros durante las últimas 24 horas. De hecho, la cantidad de ubicaciones a estas profundidades durante este tiempo es la mayor desde que comenzó la erupción.

La noticia fue anunciada ayer por María José Blanco, directora del Instituto Geográfico Nacional de Canarias (IGN) y portavoz del Comité Científico de Pevolca. También llamó la atención sobre las emisiones de dióxido de azufre (SO2) registradas ayer en relación con la columna volcánica. de sensores ópticos remotos en ubicaciones móviles en el mar, este número sigue siendo alto y alcanza un rango de 13.000 a 15.000 toneladas por día.

Blanco dijo que el nivel actual de actividad sísmica continúa indicando que podrían ocurrir terremotos más tangibles en los próximos días o semanas, con el potencial de alcanzar la magnitud V o VI en la escala EMS, como se informó ayer por la mañana a las 3 a.m.:37 en punto. sucedió. Las horas en las que ocurrió el sismo de 5,0 mbar a una profundidad de 36 km con una intensidad máxima IV-V.

Un portavoz del comité científico dijo que el vínculo entre el aumento de la actividad sísmica y la recuperación de las erupciones volcánicas «no es sencillo ni obvio» porque «no existe un modelo para establecer un vínculo directo». Además, agregó que se ha observado en otros casos. Luego de un aumento en la actividad sísmica, la emisividad aumenta o se observa desde la superficie, pero «esto no es una correlación directa ya que no tenemos un modelo para construirlo».

deformación

En cuanto a la deformación, el área más cercana al centro de la erupción (LP03) continuó mostrando deformaciones como lo hizo el miércoles pasado, reflejando la dinámica del proceso eruptivo en curso, mientras que el resto de las áreas muestran en general una tendencia deflacionaria.

Según la previsión meteorológica, la región oriental continuó desde la superficie hasta una altitud de 5.000 metros con rachas de hasta 50 kilómetros por hora. Por lo tanto, se espera que la nube de cenizas volcánicas expulsadas por el volcán y el dióxido de azufre continúen orientándose en dirección oeste-suroeste, lo que es ventajoso para las operaciones de vuelo.

En cuanto a los daños a la infraestructura, los datos catastrales al 9 de noviembre muestran que 1.456 edificios resultaron dañados, incluidos 1.179 edificios residenciales, 149 edificios agrícolas, 67 edificios industriales, 13 edificios públicos y 15 más. La superficie total de los cultivos afectados es de 290,45 hectáreas, incluidas 164,38 hectáreas de banano, 59,84 hectáreas de viñedo y 25 hectáreas de aguacate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *