Islas Canarias

Examinaron dos lluvias ácidas durante la erupción de La Palma.

Investigaron dos lluvias ácidas durante la erupción del volcán La Palma.

Luis G. Morera (EFE)

En estos 85 días Volcán Cumbre Vija Durante la actividad se registraron dos lluvias ácidas separadas que afectaron al pinar canario: la primera en el monte Kemada y la segunda en la parte alta de la loma Cumbre Vieja.

Este fenómeno se observa por primera vez en Canarias. Ahora, los biólogos del Instituto de Productos Naturales y Biología Agrícola (IPNA) están examinando un campo hipotético para comprender su impacto en la biodiversidad.

La erupción volcánica de La Palma liberó gases como vapor de agua, dióxido de carbono y dióxido de azufre (SO2). Esta última es la lluvia ácida, que es provocada por una alta concentración de lluvia ácida en determinados lugares del relieve de la palmera.

Alrededor de un kilómetro al norte de la estructura volcánica se encuentra Burnt Mountain, ubicada en un bosque de pinos donde se descubrieron por primera vez altas concentraciones de precipitación sulfúrica que golpeaba a los pinos a través de las puntas de sus hojas secas. en lugar de la pieza central de esto.

Otra lluvia ácida cayó unos kilómetros al sur del cono volcánico en la cima de la cordillera de Cumbre Vieja.

Los efectos de la lluvia ácida no deben confundirse con los efectos de la fotosíntesis en condiciones subóptimas por la presencia de gases nocivos, aunque los resultados fueron similares, pinares aparentemente áridos o “quemados”.

Manuel Nogales, biólogo del IPNA y representante de Canarias en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), es uno de los científicos que estudia actualmente las condiciones del volcán.

«El pino ha superado nuestras expectativas», dijo Nogales en declaraciones a EFE, porque «siempre se ha dicho que el pino canario es ignífugo, pero aquí hemos establecido que es un volcán».

Tres semanas después de la erupción de Cumbre Vieja el 13 de diciembre, los pinos comenzaron a desarrollar brotes verdes a solo 300 metros de la estructura volcánica, lo que demuestra la fuerza de esta especie, que ha aprendido a adaptarse a la realidad volcánica del volcán. Islas Canarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *