Islas Canarias

El nuevo servicio de limpieza de Cumbre Vieja espera por tercera semana

10 de octubre de 2021, tres semanas después de la erupción del volcán La Palma, el volcán Cumbre Vieja EUROPA PRESS en la isla de La Palma.

En la tercera semana de la erupción del volcán Cumbre Vieja, su lava afectó un área de 525,77 hectáreas (33,02 hectáreas más que el día anterior) y alertó a los servicios de emergencia sobre el nuevo flujo de lava al norte del volcán principal porque puede ser la zona segura original se destruye durante varios días.

También hay un preocupante cambio en la dirección del viento que podría poner de nuevo fuera de servicio al aeropuerto de La Palma.

Aunque los conos volvieron a colapsar ayer, es poco probable que el nuevo flujo de lava cambie la trayectoria que ya trazaban en la superficie.

La frecuencia de los terremotos sigue siendo alta. Permanece a una profundidad media (10-15 kilómetros) y profunda (más de 20 kilómetros). La actividad sísmica actual sugiere que los terremotos serán más frecuentes, lo que podría provocar deslizamientos de tierra locales en las laderas.

El terremoto más fuerte golpeó las Islas Canarias esta noche a las 22.46 horas con una magnitud de 4,3 en Villa de Mazo, pero la atención se centró en una llanura muy profunda a 39 kilómetros de distancia.

Tres semanas después de que comenzara el brote, la cámara del cráter aún estaba activa, según el último informe del Ministerio de Seguridad Nacional español.

La continua actividad eruptiva extendió la corriente hacia el norte y disminuyó aún más en el área de Todok, que no se vio afectada por la corriente principal.

Así, en la actualidad existen dos afluentes del Arroyo Norte: el Arroyo Sur, que une al anterior, y el Arroyo Norte, que se encuentra en el polígono industrial de Los Llanos de Aridane.

Este último es objeto de especial vigilancia, ya que su curso puede ser diferente.

En esta zona, los vecinos tuvieron otra noche difícil debido a las inseguras instalaciones de lavandería, así como al constante ruido y explosiones.

Según el Servicio Copérnico Europeo, 1.281 edificios resultaron dañados. La superficie cultivable es de 132 hectáreas.

La columna de ceniza alcanzó ayer una altura de 3500 metros. Aunque las condiciones meteorológicas han mejorado en las últimas horas, el lunes se esperan vientos de entre 2500 y 5500 metros hacia el oeste, provocando un desplazamiento de las plumas grises, lo que podría afectar las operaciones del aeropuerto de La Palma.

Las emisiones de dióxido de azufre (SO2) siguen siendo elevadas en consonancia con el proceso de erupción y actualmente están lejos del umbral máximo de calidad del aire permisible.

En cuanto a la Lava o Delta de Faiana, continúa expandiendo su superficie y penetrando en las profundidades del mar hasta que su parte frontal llega a la cima del cañón oceánico.

Sin embargo, el cálculo calculado de su superficie se ha corregido y fijado en 34 hectáreas en comparación con la medición anterior de unas 40 hectáreas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *