Más

Actualización del volcán de La Palma: conforme el volcán entra en una etapa mucho más explosiva, la nube de dióxido de azufre del volcán de La Palma está pegando el conjunto de naciones español el día de hoy

Se estima que las nubes de dióxido de azufre del volcán La Palma lleguen a la península de españa el día de hoy y caigan con apariencia de lluvia ácida.

Según el emprendimiento Copernicus de la Agencia Espacial Europea (ESA), la nube de dióxido de azufre que afloró del volcán Cima Vieja va a llegar a la península en las próximas horas.

Se prevé que ciertas nubes se amontonen en la tarde del jueves 23 de septiembre, penetren en la zona de Murcia y se extiendan por toda la península el viernes y sábado al mediodía.

Mark Parrington, estudioso primordial del Servicio de Chequeo Atmosférico de Copernicus, respondió a esta predicción publicando un vídeo en las comunidades sobre la dirección de la nube de dióxido de azufre.

Según los desenlaces de las mediciones del Centro Volcánico de Canarias, el volcán Cima Vieja en La Palma emite de 6.140 a 11.500 toneladas de dióxido de azufre cada día.

La manera mucho más fácil de protección es el acertado empleo de las máscaras, si bien, según los especialistas, «el encontronazo proyectado de la península no se ajusta a ocasiones críticas».

No obstante, la utilización de máscaras es muy aconsejable para impedir la toxicidad respiratoria por dióxido de azufre en toda La Palma y también islas lindantes (como El Hierro, La Gomera o Tenerife).

En el momento en que el volcán entró en una etapa mucho más explosiva en la falla primordial, prosiguió una observación de nubes venenosas.

Carmen López, directiva del Observatorio Geofísico del IGN, mencionó que más allá de que la actividad volcánica es mucho más intensa que en fases precedentes, no quiere decir que sea dañina.

“Hay mucho más detonaciones por el hecho de que el gas se libera mucho más poco a poco. Esto es, la proporción de gas que se libera es menor, pero dado a que la agilidad de descarga es mucho más lenta, explotarán de forma concentrada”, ha dicho López.

El fluído de lava hacia el mar asimismo se redujo a una agilidad de 4 metros por hora.

Esta desaceleración llevó a los especialistas a adivinar que posiblemente la lava no llegue al mar, sino se acumule en la tierra, demoliendo mucho más hogares y tierras de cultivo.

Según las últimas estimaciones, el área perjudicada por la lava es de 140,44 hectáreas y el frente tiene 600 metros de largo, lo que ordena a evacuar a mucho más de 6.000 personas.

El número de inmuebles damnificados es de cerca de 185, dentro 63 viviendas. No obstante, el sistema de satélites Copernicus fija el número de inmuebles damnificados en 320.

Prosigue leyendo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *