Islas Canarias

Barbara y Javier, víctimas de la erupción volcánica

Javier y Barbara necesitan un hogar hasta que vuelvan a la vida.

Barbara y Havel viven en una caravana desde el 19 de septiembre. Estás entre las miles de personas que han sido desplazadas de la costa oeste. Los propietarios de sus departamentos que alquilaban departamentos en el inhabitable Puerto Naos los llevaron a la desesperación. “Quiere que le paguemos una renta mensual; tiene varios pisos, vive cerca y dice que si no pagamos no podemos volver cuando el caos termine. «Este no es de ninguna manera su mayor problema. Javier trabajó, cerró cerca de la laguna, y la parte de la comunidad». más cercano al núcleo enterrado de Todok también fue desalojado y estaba dentro de la línea prohibida del volcán.

Bárbara es ahora una de las que puede hacer frente a las obligaciones económicas, pero tiene mucho cuidado porque el hotel en el que trabaja es uno de los hoteles más emblemáticos de La Palma, situado en Tazacorte y su tasa de ocupación es tan baja tras el estallido de la crisis volcánica que los despidos ya se están discutiendo en público. «Si eso sucede, no sabemos qué pasará». Havel y Barbara no recibieron una llamada de los trabajadores sociales involucrados. Decenas de trabajadores sociales coordinados por Elena Jerónimo aún mantienen reuniones de coordinación. Llegó a la escena del crimen. La Palma afrontará una difícil tarea frente al equipo el miércoles por la tarde.

Ya no hay que esperar a Barbara y Havel. «Necesitamos saber algo que se nos debe si en algún momento nos permiten ir a Portonaos a comprar ropa, calderas y otras cosas que necesitamos». Buscamos respuestas en esta oficina donde intentarán encauzar toda la información y gestión en una situación como esta joven pareja. Barbara se ha ofrecido como voluntaria muchas veces, enfrentó varios desafíos en ciudades o islas y brindó ayuda “donde se necesitaba”. “Por otro lado, todo se ve diferente. Con mucho dolor y desamparo porque no sabemos qué pasará ni cuándo terminará ”. Después de intentar“ alquilar algo ”, su situación empeoró.“ El precio oscila entre los 700 y los 900 euros, que ahora no tenemos. pagar ”, explicó.

Los afectados quieren una evaluación real de la propiedad derramada.

Una plataforma para las víctimas del volcán apareció ayer frente a la puerta de esta nueva oficina de gobierno. El mensaje de las víctimas al coordinador Sergio Matos es claro. Trabajar en una unidad no deja a los afectados sin compensación, sino que también evalúa el valor real de su propiedad en el mercado, teniendo en cuenta los datos del catastro, así como información sobre los metros cuadrados del edificio y la superficie del terreno.

La solicitud fue enviada a Matos quien dijo que estaba «listo para aceptar». Los afectados entienden muy bien que es ilógico dar una solución general, ya que las 500 personas que perdieron sus hogares por el flujo de lava tienen muchas escenas, características y situaciones.

Cumplir con sus demandas puede parecer abrumador, pero esperan el diálogo entre el alcalde y la persona a cargo de la gestión de la ayuda y entienden cómo dicen que están tratando de estar a la altura del valor real de las viviendas en sus vidas que invierten. , reconstruir y sus ahorros. Quizás la intervención del Ilustre Colegio de Abogados de Canarias, que se muestra totalmente desinteresado en asesorar a la administración en cuestiones de restauración, pueda ser de gran ayuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *