Islas Canarias

Dadas tantas tragedias en La Palma, las selfies son molestas

Jorge Morales

Muchos vecinos paso Extraño Sencillo No dicen eso, pero demuestra que los demás no se callan porque si no entran en erupción: es lógico que los turistas tomen fotos del volcán, pero tomen selfies, sonrían y posen cara a cara con el volcán. toda la familia. tanto dolor y tragedia.

La carretera principal que conecta las dos ciudades ha sido la más afectada por una erupción volcánica como Tazacorte, y el borde de la carretera está lleno de señales de estacionamiento.

La afluencia de espectadores unos días antes del brote provocó numerosos arrestos e interrumpió el trabajo del equipo de emergencia.

La situación más crítica ocurrió cuando más de 200 takandans tuvieron que ser evacuados y se formó una larga caravana en la carretera Kumbre.

Pero no hay restricciones para disuadir a los turistas, y al isleño ocasional, de usar sus cámaras, teléfonos o tabletas para fotografiar el volcán, y encontrarán una vista improvisada en cualquier estacionamiento, paseo marítimo o patio.

Uno de los lugares más visitados por curiosidad es el estacionamiento de una mueblería a pocos metros de la calle.

Cuando dos de sus empleados vieron allí a parejas y familias, algunos de los cuales eran abuelos y nietos sonriendo con el telón de fondo del volcán, no se detuvieron.

«¡Qué falta de empatía, por favor!» – Comentan en voz alta para escuchar sus voces para que todo aquel que quiera y entienda pueda recibir su información y quejas.

Una de las trabajadoras era Yurena, y dijo a Efe que estas personas «no notaron el accidente», quizás porque «lo vieron desde fuera».

«Lo admito, una erupción volcánica es un fenómeno natural, impactante, pero si conoces todo el daño que causa …».

Su compañera Victoria dijo que recibió la mayor atención y que fue una pena verla sonreír y tomarse selfies. Él contrastó esta actitud con la actitud de las personas que fueron directamente afectadas por el volcán. Cuando entraron en la tienda: “No viniste a preguntar. ., pero vinieron a comprar “porque lo hemos perdido todo. «Esas son las dos caras de la moneda».

“No sé cuáles son las ventajas de este tipo de turismo para la isla. Yo no lo veo. Este no es el caso ahora. No estoy hablando del futuro, sí, pero no ahora ”, dijo Victoria e introdujo otra consideración:“ A más turismo, menos espacio habitable ”. Si no tienes uno, te consigues un departamento.

Yurena tiene una prima que perdió todo bajo la lava en una familia de nueve y dijo que tenía una vista del volcán desde su casa y primero miró por la ventana al volcán.

Ella cerró las cortinas y no quiso verlo, porque «la tristeza se apoderó de ella», aunque él reapareció frente a ella cuando se fue a trabajar. Se sentirá «mentalmente agotado».

Por lo tanto, al igual que sus colegas, se enoja cuando ve gente curiosa entrando y saliendo del estacionamiento de la empresa y, a veces, los trabajadores no tienen dónde estacionar. «Eso es demasiado», dijo.

El cartel retroiluminado del Ayuntamiento de El Paso dice: “El volcán en mi isla no es un hito ni un espectáculo. No estamos tan felices y emocionados como en las noticias. Para nuestra familia, amigos y nuestra casa, ¡cuidado con la situación! «.

Pero algunas personas lo dan por sentado. No por esta noticia, no por una queja más cautelosa, como una dama en el crepúsculo cuando Tajuya barre las cenizas de su terraza, se acerca al portón, se vuelve hacia el volcán, pregunta en voz baja: “¿No te basta con eso? otra noche insoportable. ¡Ay Dios mío! «.

A pocos metros de distancia, decenas de autos estaban estacionados sobre sus hombros, sus pasajeros preparaban sus cámaras y continuaban filmando los volcanes y la lava intensamente roja que arrasó todo camino al mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *