Más

La guerra por el petróleo: la búsqueda del oro líquido de España

Las aguas en torno a la costa de españa se están volviendo peligrosamente agitadas. No es la insuperable Segunda Flota, si bien las recientes discusiones marítimas entre la Armada de españa y los navíos de Greenpeace tienen la posibilidad de sugerir lo opuesto. Pero es una pelea en tierra y en el mar, una demostración del «poder del pueblo» contra el gobierno, y no un combate entre naciones … Aun si varios participantes de la manifestación actúan como altos gobernantes del gobierno.

A lo largo de los últimos 12 meses, la oficina de turismo y los conjuntos medioambientales han comunicado que están prestos a librar una guerra en un largo plazo contra la novedosa fijación de España por los comburentes fósiles. Pero el aceite no es realmente bueno en el cariño ni en la guerra. Marca un enorme cambio en la agenda verde del país, puesto que un jefe de turismo comunica que el país «no puede darse el lujo de ser siendo consciente del medioambiente». Si bien una cantidad enorme de personas se unieron a la queja contra la perforación en mar adentro, la búsqueda del “oro negro” por la parte del gobierno español en 2015 no mostró signos de reducir.

En el momento en que el gobierno español acentuó su programa de producción de petróleo el año pasado, se extendieron las manifestaciones de la flota en frente de las costas de Fuengirola y el «movimiento de ocupación» de las Islas Canarias. La contestación del gobierno a esto. Pero hacia finales de año, la «guerra fría del petróleo» mostró signos de deterioro.

En el mes de noviembre, un barco de la Armada de españa se estrelló contra un pequeño bote de Greenpeace, dejando 4 heridos y una mujer de 23 años hospitalizada. Entonces, una semana después, las autoridades españolas se apoderaron del buque Arctic Sunrise de Greenpeace y el panorama empezó a verse claramente sombrío. Mientras que el presidente Mariano Rajoy prosigue incrementando su acompañamiento a las elecciones verdes al petróleo, los ambientalistas siguen confrontando una fuerte oposición.

El 18 de octubre, una organización de derechos civiles de las siete Islas Canarias organizó una queja para ponerse en contra a la exploración de las aguas cerca de las islas. Con el acompañamiento de organismos de todo el mundo como Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza, mucho más de 21.000 personas formaron parte de la queja bajo el lema “Vivimos”. Aquí nos encontramos para elegir ”.

Las primordiales intranquilidades de los participantes de la manifestación fueron el encontronazo ambiental de la perforación en la rica vida marina de las Islas Canarias. «Las aguas cerca de las Islas Canarias contienen prácticamente una tercer parte de las especies de ballenas y delfines de todo el mundo», ha dicho Juan Carlos del Olmo, secretario general del Fondo Mundial para la Naturaleza. «Tratándose de ballenas, hablamos de la zona mucho más rica de Europa y entre las zonas mucho más ricas de todo el mundo».

Del Olmo mencionó que si prosigue la perforación, las ballenas y los delfines se van a ver conminados por derrames de petróleo, polución ambiental y polución acústica perjudicial.

La industria del turismo asimismo expresó su preocupación por la oportunidad de que las perforaciones pongan en riesgo la mayor fuente de capital de la isla.

Las Islas Canarias gustan en la actualidad a 61 millones de turistas todos los años, y las aguas transparentes del Océano Atlántico son un enorme atrayente. Mario Cabrera, presidente del Municipio de Fuerteventura, ha dicho: “Hemos ganado poco, pero perdimos bastante. “Canarias precisa turistas para subsistir.

El gobierno ibicenco expresó intranquilidades afines: el representante David Sara criticó la tecnología «explotadora». Ha dicho: “Solo por el hecho de que contamos la tecnología para llevar a cabo superar la naturaleza, no tenemos la posibilidad de proseguir empleando tecnologías que destrozan el medioambiente y, mediante la expansión, a nosotros. Frente a la creciente presión de múltiples islas, Paulino, presidente del gobierno regional de Canarias · Paulino Rivero (Paulino Rivero) festejó un referéndum el 23 de noviembre, preguntando a los isleños si estaban «a favor» o «en contra» de la exploración petrolera.

Rivero describió el inconveniente en una carta a Rajoy, pero el 25 de octubre, la viceprimera ministra de España, Zoraya Sanes de Santamaría, anunció que el gobierno nacional legalizaría el referéndum. Menos de un par de semanas después, el 4 de noviembre, la primera audiencia libre – después de una apelación formal en La capital española, el Tribunal Constitucional suspendió unánimemente el referéndum premeditado.

Al tiempo, una flota de sobra de 100 embarcaciones en la Costa del Sol regresó del puerto de Fuengirola para protestar por los proyectos de Repsol de perforar en pos de gas natural en Mijas Costa en los próximos meses. Con el apoyo de Rafael Rodríguez, ministro de Turismo del gobierno militar, el rompehielos Arctic Sunrise de la Flota asimismo contó con el acompañamiento de la organización Greenpeace para ponerse en contra al plan, a 12 km al suroeste del emprendimiento Fuengirola. Siroco para realizar un orificio. Los integrantes del movimiento ciudadano local «Oposición a la exploración de petróleo y gas» asimismo expresaron su oposición. Aparte de las manifestaciones y necesidades, organizaron una sucesión de contrarios en la costa y hicieron un acontecimiento de diversión sobre el derrame de petróleo en la playa de Mijas. La resolución de Rajoy de reactivar la búsqueda de energía indígena en España tras décadas de indiferencia exhibe que la política cambió drásticamente en el gobierno español. A lo largo de los últimos 20 años, el país prácticamente abandonó la búsqueda de petróleo fresco y, en cambio, se ha basado en las energías renovables.

España es el líder mundial en energía hidroeléctrica y solo China y USA han construido mucho más represas.

Las viejas plantas de energía nuclear del país asimismo cubren el 20% de las pretensiones de la red, al tiempo que el viento y el sol juntos contribuyen con el 23%. Pero los días de la “protección ambiental verde” semejan haber terminado.

El gobierno de hoy pierde la paciencia y el entusiasmo por las energías renovables y en este momento espera conseguir comburentes fósiles para dar de comer el país.

Además de las escasas minas de carbón que quedan en el norte del país, España jamás estuvo dotada de elementos energéticos únicos. En la actualidad, el 99% de las pretensiones de petróleo y gas natural del país dependen de las importaciones.

Con el desempleo aún prominente, la cota de desempleo en Canarias consigue el 33%, el ministro de Industria y Turismo, José Manuel Soria, reitera que que España «no puede posibilitarse» el lujo de la conciencia ambiental.

Ya que la economía exhibe solo tendencias de restauración enclenques, el gobierno español dió luz verde a las compañías petroleras con independencia de los inconvenientes ambientales.

Un informe anunciado por Deloitte en el mes de marzo pronosticó que la industria petrolera podría hacer 250.000 cargos laborales en 2065, lo que representa el 4,3% del PIB de España.

Apoyado en en torno a 2.000 millones de barriles de petróleo y 2.500 millones de metros cúbicos de gas natural suministrados, el informe pronostica que España podría transformarse en un exportador de gas natural desde 2031 mientras que genera el 20% de su consumo de petróleo.

Hasta hoy, las compañías energéticas obtuvieron un total de 70 licencias de todo el mundo para la búsqueda de gas de esquisto y elementos comúnes durante la costa de españa (incluyendo las aguas en torno a las Islas Canarias).

La compañía turca Genel Energy anunció el mes pasado que había descubierto 2 campos marinos «esenciales» en frente de la costa marroquí, y las perspectivas de fracturación hidráulica en las Islas Canarias se han vuelto muy reales.

Con el popular dedo gordito del pie sumergido en las aguas de las energías renovables, la búsqueda del “oro negro” – y la riqueza que lo acompaña – parecía una enorme ocasión económica que el gobierno español no debía omitir. Además de “pescar en aguas turbulentas” con los políticos, las manifestaciones contra las interfaces petrolíferas unicamente se acentúan en una historia que semeja perdurar hasta el momento en que el Año Nuevo se hace viejo y mucho más allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *