Blog

Hoteleros solicitan mucho más atención al desperdicio de alimentos y los buffets españoles-Novedades de Tenerife-Ubicación oficial

Con Benidorm y la Costa Blanca como los primeros centros turísticos en adoptar la «intrépido» solución al desperdicio de alimentos, los días de celebrar en torno al bufé de un hotel español tienen la posibilidad de estar llegando a su fin.

La Asociación de Hoteles de Hosbec es siendo consciente de que toda la cuestión es muy frágil, en tanto que los turistas, en especial los británicos, están familiarizados a una gran pluralidad en el desayuno, el almuerzo y la cena.
Pero el alcalde de Benidorm y el encargado de Turismo insisten en que hay que accionar. Andas listo para tomar la idea con mucho más pasos «valientes». El mostrador de bufé y la selección de piscolabis o postres envasados ​​se tienen la posibilidad de achicar. Asimismo se instalan letreros pidiendo a los huéspedes del hotel que «lo piensen un par de veces antes de apilar tanta comida en sus platos».
Hosbec mencionó que la motivación para esta actividad no se debió al valor, si bien se calcula que todos y cada uno de los sitios de comidas en España tiran cerca de 2.700 libras de comida de año en año gracias a los buffets atestados.
La organización detalla el desperdicio de alimentos como la fuerza impulsora tras la industria del turismo, que está poco a poco más comprometida con la sostenibilidad y la protección del medioambiente.
El conjunto ha dicho en un aviso: “Comprendemos que los inconvenientes son complejos, en especial en la industria de los hoteles vacacionales donde se proponen buffets gratis.
Hosbec mencionó que sabía que la labor de cambiar hábitos iba a ser realmente difícil, pero creó una exclusiva guía para hoteles y huéspedes.
Las medidas para achicar el desperdicio de alimentos tienen dentro no completar el mostrador de autoservicio al terminar el servicio, achicar la proporción de ensaladas libres, completar los granos en dispensadores cilíndricos y mondar la fruta en vez de galletas, fruta pelada y lista, reservar porciones de comida o por peso, reduzca el tamaño de los recipientes de comida de bufé, use platos mucho más pequeños, dé un pudín del tamaño de un mordisco y un dispensador de café y agua.
No obstante, la buena nueva es que se anima a los huéspedes del hotel a que pongan los alimentos que quedan en sus platos en recipientes de plástico o bolsas para perros. El hotelero mencionó que preferirían ver esto que tirar la comida.
Sin embargo, se anima a todos y cada uno de los vacacionistas a llevar a cabo su parte comiendo solo lo que saben, y se instalan avisos particulares para argumentar el destino. Los competidores tienen la posibilidad de recibir una «recompensa» del hotel.
Es dependiente de cada hotel elegir de qué forma efectuar las novedosas ocupaciones, pero Hosbec mencionó que cada hotel debe llevar a cabo bastante trabajo para comprobar la comida que ha pedido, cambiar el menú, supervisar el desperdicio, utilizar alimentos de temporada y ser veloz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *