Little Finger espera un óptimo comienzo de año

Little Finger espera un óptimo comienzo de año

A inicios del año pasado, en 2019, iniciamos el año nuevo un par de días después y esta obscura hermosura está aquí. Una muchacha que merodeaba por Granadilla la halló y la dejó quedarse unas noches para poder ver si podía localizar al dueño, pero no tuvo éxito. La llevó al K9 esa mañana y la llamamos Pinky. Es una raza mezclada de tamaño mediano a grande y pensamos que tiene entre 2 y 3 años.

En el momento en que llegó se encontraba atemorizada, conmovida y confundida. Es comprensible. Todos hicimos todo lo que resulta posible a fin de que se sintiese cómoda y segura. Prácticamente al tiempo que la llevaron al K9, un perro macho fue atado fuera del cobijo. Esos de ustedes que pasean al perro lo saben, César. César tenía frío en la perrera, conque decidimos aparearnos y trabajaron realmente bien juntos. César pareció sosegarla. Pinky puede estar nerviosísima y atemorizada en la perrera y le ladrará a otros perros, singularmente a los machos, pero en el momento en que está afuera es una muchacha lindísima y traviesa que quiere la atención humana y solo desea estar harta de ella. Siempre y en todo momento y tener un segundo Ocasión en la vivienda del amor. Tiene mucha energía con lo que debe salir a caminar con ella todos y cada uno de los días.
En ocasiones la ves jugando con César en la perrera, se ve jocoso pero exhibe lo divertida y hermosa que es en el momento en que se relaja.
Le chifla caminar y nuestros geniales voluntarios de forma frecuente la llevan con Caesar a la playa, lejos de la perrera. Le tiene algo de temor al agua, conque nos encontramos haciendo un trabajo duro para ofrecerle seguridad y aguardamos que su nuevo dueño siga haciéndolo. Es positivo para el verme del corazón, pero se puede supervisar de forma fácil con fármacos. ¿Puedes asistirnos a localizar un nuevo hogar para ella que siempre y en todo momento amará? No entendemos de qué manera se movió por Granadilla, pero no habría de estar sola. Ayúdanos a sacar a Pinky de la perrera y déjala sentir todo el cariño de todo el mundo. Puedes visitarlo todos y cada uno de los días entre las 9:30 a.m. y las 1:30 p.m.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *