Islas Canarias

1.675 puestos de trabajo para evitar perturbaciones volcánicas en el mercado laboral

El plan de empleo de La Palma no tiene precedentes. Es uno de los pilares de muchos desafíos sin resolver en la reconstrucción de una estructura que combina el retorno de la inversión con la posibilidad de reflejarse en la población de palmeras. Un total de 1.675 parados en La Palma se benefician directamente de este programa especial de empleo y formación aprobado por el gobierno español, de los cuales 44 millones de euros se destinan a estos contratos de un año y que cubren una amplia gama. materiales profesionales y mucho trabajo en la reconstrucción de comunidades que aún están bajo ceniza volcánica, como Las Manchas, Todoc, Portonaos o La Bangbir.

Acompañado de Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de Canarias, y Elena Manes, responsable de Recursos Humanos, en su despacho; Su compañera del Cabildo Raquel Dia Raquel Diaz y Mariano Hernandez Zapata, jefe de la Palm Tree Company, dijeron que espera ampliar el proyecto de la isla a 63 millones de euros, en línea con el plan regional. Aún está pendiente la aprobación, lo que supone una inversión de 44 millones de euros en todo el archipiélago. También bajo contrato con desempleados: 1.675 personas.

Torres enfatizó que había 8328 desempleados en la isla el pasado mes de noviembre, ya que el número de personas involucradas en el programa representa el 20% de la demanda actual de trabajo en La Palma. “Como muestra del tremendo compromiso que representa esta iniciativa y su impacto en la formación y el empleo de la palmera, esto es relativo al inicio de un proyecto en Canarias que emplea a 40.000 personas al año o 630.000 personas al año. Toda España ”, calibra el presidente regional.

El plan incluye la preservación, protección y adecuación de los espacios naturales y urbanos; Corrección de paisajes y áreas rurales, caminos y senderos agrícolas; Carreteras y edificios públicos, eliminación de cenizas, cañones y redes de gestión del agua; Proyectos de reconstrucción en áreas remotas; Oficina de Asistencia Legal, Fortalecimiento de los Servicios Locales e Insulares; Apoyo con el reasentamiento de familias afectadas y asistencia en labores de rescate.

Deja de huir

Mariano Hernández Zapata, titular del Cabildo, destacó que la recuperación se logrará mediante la creación de empleo para la población. Siguiendo esta forma de pensar, afirmó que «hay que seguir demostrando que, a pesar de los efectos socioeconómicos del volcán, La Palma sigue siendo un lugar que guarda el presente y construye un futuro para nosotros y la próxima generación».

La disminución de la población es una realidad en el Valle de Aridane, particularmente en Los Janos de Aridane, donde las cifras oficiales dicen que entre 2.000 y 2.500 personas han huido de la que ha sido la ciudad más poblada de la isla en los últimos años.

La alcaldesa Noelia García Leal dijo que es demasiado pronto para estimar cuántas personas han abandonado el país, pero no hay duda de que el plan de empleo, que incluirá a más de 1.600 personas, se puede utilizar para evitar consecuencias nefastas. Una herramienta importante para la caza furtiva de personas, quiero evitar esto. Construir casas, reorganizar la tierra para proporcionar tierra adecuada para la reconstrucción de comunidades enterradas por lava y recibir compensación y asistencia son parte de una estrategia para prevenir la disminución de la población en el área y las islas.

Los Llanos de Aridane cuenta desde este año con 20.760 habitantes, unos 5.000 más que la capital palmera Santa Cruz de Aridana, donde en el mismo día se registraron alrededor de 15.700 habitantes. “No queremos que se vayan de Los Llanos de Aridane o La Palma. Mientras que la población de otras islas ha aumentado en los últimos 10 años, La Palma está estancada. La única parroquia que ha experimentado un crecimiento significativo es Los Llanos de Ari. Dane, – declaró el alcalde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.